Alemania abandonó un plan para depositar residuos de alta radiación de sus plantas nucleares en un sitio controvertido en el norte del país, creando una nueva presión para encontrar una ubicación alternativa.

Las cavernas de sal cerca de Gorleben, una ciudad en el estado de Baja Sajonia, fueron excluidas como un posible lugar de descanso para las barras nucleares usadas de Alemania, dijo el lunes la unidad de eliminación de desechos atómicos del país, BGE. El país está legalmente obligado a encontrar un sitio adecuado para 2031.

“No me sorprende” que Gorleben fuera descartado, dijo el ministro de Medio Ambiente de Baja Sajonia, Olaf Lies, en un comunicado el lunes, citando el riesgo potencial de que el agua subterránea se mezcle con los desechos radiactivos.

Gorleben fue elegido en 1977 como sitio para depositar barras usadas. En ese momento, se encontraba cerca de la frontera de la antigua República Democrática Alemana. Pero se ha ido convertido en un punto de manifestaciones de activistas antinucleares, defensores del medio ambiente y el Partido Verde, que señalaron que el sitio no era adecuado y elegido por razones de conveniencia política.

Alemania ahora debe encontrar un repositorio sustituto de hasta 27.000 metros cúbicos de residuos radiactivos.

BGE dijo que hasta 90 áreas que cubren el 54% del territorio de Alemania podrían considerarse adecuadas para depositar los desechos. Una vez designado, el sitio elegido se preparará para la operación a partir de 2050.

La nación dejará de operar sus 6 reactores nucleares restantes para finales de 2022. EON SE, EnBW AG, Vattenfall AB y RWE AG acordaron pagar cerca de 23.300 millones de euros para limpiar sus reactores y contribuir en parte al almacenamiento final de residuos.