Un estudio de caso reportado por Oxford University Press informa que una mujer de 89 años, de los Países Bajos, murió tras reinfectarse del nuevo coronavirus.

La mujer padecía macroglobulinemia de Waldenström, un tipo de cáncer.

Según explicó este martes la viróloga Marion Koopmans, la paciente tuvo que ser ingresada en el hospital en la primera ola de contagios, después de desarrollar síntomas como fiebre alta y tos fuerte, pero fue dada de alta a los cinco días y dio negativo en dos PCR a los que fue sometida después de que desaparecieran los síntomas.

La mujer ingresó en urgencias a principios de año, con fiebre alta y tos. Tras dar positivo en coronavirus permaneció hospitalizada durante 5 días y se recuperó por completo, a excepción de una fuerte fatiga.

Casi 2 meses después y solo cuando habían pasado dos días de un nuevo ciclo de quimioterapia, volvió a tener fiebre, tos y problemas respiratorios. Volvió a dar positivo en coronavirus, aunque las pruebas de anticuerpos fueron negativas en los días 4 y 6.

El octavo día de ingreso, el estado de la paciente se deterioró. Murió dos semanas más tarde.

Así, los científicos asumen que las reinfecciones siguen “siendo excepciones”, aunque Koopmans cree que “habrá más” pero matiza que “la pregunta importante sigue siendo si esto es algo típico de la COVID-19”, porque en muchos casos el segundo contagio tuvo lugar tan solo dos meses de la primera infección.

Este es el primer caso conocido de muerte por una segunda infección con COVID-19.